La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
desorientacion-cientifica
Desorientación científica

Javier de la Plaza

Consultor de Programas Internacionales de I+D. Presidente del Comité de Inventiva del Instituto de la Ingeniería de España.

Desorientación científica

El autor realiza un repaso de la situación científica y tecnológica en España a partir de diversos temas: desde la gestión de la pandemia al I+D en el sector de las telecomunicaciones, la vivienda o el cambio climático. Y los resultados no son buenos.

El objetivo de este artículo es hacer una presentación de algunos aspectos fundamentales que determinan la orientación científica y tecnológica de España dentro del entorno europeo y global.

La pandemia COVID-19
Por ser un tema de actualidad, se trata primeramente la orientación de España frente al coronavirus. Conseguir una vacuna a nivel mundial en un año ha sido un gran éxito científico, pero las gestiones científicas en la Unión Europea han sido un desastre, desde la entrada de la infección en Europa, la propagación en los distintos países, los medios materiales de protección, la investigación del origen del coronavirus, el control de la propagación por medio de una arquitectura de red de propagación y el control y coordinación de los proyectos de investigación de vacunas.

En España, simpatías políticas aparte, la desorientación científica ha sido total, ya que a pesar de los antecedentes de China, Taiwán, Corea e Italia, no se tomó ninguna medida y en la última semana de febrero de 2020 y la primera semana de marzo había ya un crecimiento oficial exponencial, que fue el origen de una tasa de fallecimientos oficial de unas mil personas diarias a final de marzo. ¿Cómo se podía afirmar por profesionales de la medicina e investigadores de la salud que no se sabía nada a principios de marzo? ¿En qué manos estábamos? El papel de los llamados expertos científicos ha sido muy lamentable; han sido utilizados por el Gobierno para justificar sus aleatorias decisiones. El primer comité de expertos fue creado el 21 de marzo de 2020 y tenían nombre y apellidos, pero no hicieron ningún informe como corresponde a todo comité, y los siguientes, a los que se ha hecho continua referencia, eran virtuales, ya no tenían nombre.

Los presupuestos de I+D y sus resultados
Tanto en los proyectos nacionales como en los de colaboración en la Unión Europea, la eficacia de la I+D se debe de medir por la relación de los presupuestos gastados con los resultados obtenidos, siempre medidos sobre productos, sistemas y servicios comerciales, y no solamente la publicación de artículos científicos interesantes o proyectos de investigación poco relevantes. En la mayor parte de los casos, una vez asignado el presupuesto no se realiza la evaluación de los resultados, aspecto en el que he insistido en mi Dirección de Proyectos de I+D así como evaluador de proyectos de la Comisión Europea.

En España se produce la queja continua del gasto de I+D porque no alcanza el 2% de la media europea, pero nadie evalúa los resultados obtenidos con el 1,25% oficial

En España en particular se produce la queja continua del gasto de I+D porque no alcanza el 2% de la media europea, pero nadie evalúa los resultados obtenidos con el 1,25% oficial, que no es real sino mucho mayor, porque no se incluye el gasto corriente de las universidades, que en al menos un 80% de media es investigación. No es suficiente con que un trabajo sea muy interesante y motivante personalmente, hay que conseguir resultados prácticos para la sociedad, esa es la dura realidad de dedicarse al I+D. Es fundamental conectar la ciencia y la tecnología, no se puede tener un Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) muy potente, en el que no es posible conocer su contribución a las nuevas tecnologías.

A nivel comunitario, en los proyectos de I+D de colaboración en la UE, hay un porcentaje mayoritario dedicado a la salud y a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), pero la aportación a la solución de la terrible problemática creada por el COVID-19 ha sido insignificante, aunque se han financiado un gran número de proyectos de investigación desde el principio, y en lo referente a las TIC, la aportación y servicios de Internet es casi irrelevante.También se ha dado preferencia a la Energía Nuclear en los Proyectos de I+D, y ahora se cierran las Centrales Nucleares.

Por otra parte, la desorientación en España es clamorosa, cuando se está investigando la invasión del virus terrestre más devastador en un siglo, tenemos un extraordinario Centro de Astrobiología dedicado a investigar microbios en otros planetas; hay una falta total del sentido de la prioridad y, por ejemplo, no tenemos un centro de I+D de tecnologías de telecomunicación, y hace años que han desaparecido incluso las industrias del sector. ¿Cómo se puede hablar y quejarse del presupuesto de I+D en este sector si no existe la industria asociada? Desgraciadamente se ha cumplido algo que hace años imaginé y publiqué en la revista BIT: “Nuestro objetivo es estudiar y comprar”, no hay problema, alguien lo venderá.

No es suficiente con que un trabajo sea muy interesante y motivante personalmente, hay que conseguir resultados prácticos para la sociedad

Arquitectura y vivienda
La actividad de investigación y desarrollo no se ha orientado a la arquitectura: esta solamente incluye en los grandes y carísimos proyectos la componente artística para el disfrute turístico. Pero, teniendo en cuenta que la vivienda es uno de los pilares de la sociedad, dentro del estado del bienestar, se debiera realizar el máximo esfuerzo científico y tecnológico para conseguir un coste adecuado para todos los ciudadanos. Es inconcebible que se puedan integrar millones de circuitos lógicos en un chip por un precio ridículo y no se pueda integrar una vivienda, que son cuatro paredes de ladrillo, por un precio asequible a todos los ciudadanos.

La visión de sistemas
La visión global y multidisciplinar de los sistemas complejos, Systems Thinking, en los distintos campos de la investigación científica y tecnológica es hoy más que nunca absolutamente necesaria. Hay que combinar la especialización, que da una visión muy limitada y que está distribuida en múltiples ramas, con la creación y coordinación global de los grandes sistemas del futuro para poder liderar proyectos de relevancia internacional. La competencia científica y tecnológica hace años que se declaró global. La ciencia y arquitectura de sistemas tiene una deficiencia en la Unión Europea en general y particularmente en España, de forma que sería muy importante y urgente incorporar a las Facultades de Ciencias existentes una Facultad de Ciencia de Sistemas, de aplicación transversal a todos los sectores del conocimiento. Pero tenemos una universidad muy cerrada, donde los responsables ejecutivos dicen que les parece una gran idea pero no la desarrollan.

La competencia científica y tecnológica hace años que se declaró global

El cambio climático
El Gobierno de España ha declarado oficialmente la ‘emergencia climática’. Es evidente que en el año 2020, presidido por el COVID, el estado de emergencia venía por otro camino; es una muestra clarísima de desorientación científica. Sin lugar a dudas, hay que reducir los gases contaminantes reduciendo el uso de combustibles fósiles, pero otro tema es la relación del CO2 de origen humano con el cambio climático.

El CO2 no se puede tratar como los gases contaminantes: es el alimento de las plantas y no es contaminante. Con respecto al cambio climático, viene determinado principalmente por la evolución a lo largo del tiempo de las borrascas y los anticiclones y, según la Agencia Estatal de Meteorología, el CO2 no influye en ellos. Sí tiene un efecto en la variación de temperatura, pero su cuantificación específica, teniendo en cuenta que el clima es un sistema complejo, dinámico e interactivo, y que la temperatura depende de muchos componentes, requiere una investigación más rigurosa. Es fundamental diseñar primeramente una arquitectura del sistema climático para poder conseguirlo, algo que no se ha hecho todavía, y que es un caso evidente de Systems Thinking.

Comparte
Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email