La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
madrid-lisboa-corredor
Madrid-Lisboa: primer corredor conectado de Europa

Jacobo Díaz Pineda

Director general de la Asociación Española de la Carretera.

Madrid-Lisboa: primer corredor conectado de Europa

¿Cómo deben ser las carreteras del futuro? ¿Qué hay que adaptar para que la conducción autónoma sea una realidad? ¿Qué papel van a tener en el objetivo de una movilidad sostenible y segura, y en la necesaria descarbonización del transporte? El proyecto Madrid-Lisboa da respuesta a esas preguntas e ilustra el importante papel de la digitalización en este proceso de transformación.

En un contexto caracterizado por la necesidad de avanzar en un modelo de movilidad segura, sostenible y conectada, es fundamental plantear una verdadera transformación digital y ecológica del sector de la carretera.

La escasez de recursos presupuestarios está produciendo un importante deterioro de la red existente y está limitando la contribución que, desde el ámbito de la carretera, se puede realizar a una movilidad más sostenible, a una mayor seguridad vial, a la descarbonización del transporte, a reforzar la cohesión social y territorial, así como a la modernización de la red viaria y de los técnicos de las administraciones responsables de su gestión.

Desde la perspectiva social y económica, el proyecto ‘Madrid-Lisboa: primer corredor conectado de Europa,’ concebido como un proyecto estratégico para el país, da respuesta a retos como la escasa participación de la infraestructura viaria en la definición del modelo de movilidad autónoma y conectada; la necesidad de dotar, a través de la carretera, de mayor integración a los distintos modos para optimizar el sistema de infraestructuras de transporte y sus servicios; y la potencialidad para desarrollar nuevos servicios de movilidad de viajeros y mercancías basados en la digitalización de las infraestructuras y el almacenamiento y la gestión de datos digitales e interoperables.

En este escenario, el proyecto que nos ocupa tiene como objetivo mejorar la competitividad, la integración territorial, la calidad del servicio y la sostenibilidad de la movilidad por carretera por medio de su digitalización y conectividad.

Asimismo, se persigue acelerar la implantación de un nuevo modelo de movilidad de acuerdo con los avances del sector de la automoción, evitando la relegación de las infraestructuras de carreteras a un simple proveedor de una plataforma física, y permitiendo la generación de servicios de valor añadido.

Este proyecto tiene como objetivo mejorar la competitividad, la integración territorial, la calidad del servicio y la sostenibilidad de la movilidad por carretera por medio de su digitalización y conectividad

Un proceso en 7 fases
Las actividades previstas bajo el proyecto ‘Madrid-Lisboa: primer corredor conectado de Europa’ se resumen a continuación:

1. Adaptación física del corredor para la movilidad conectada y autónoma

Se trata de un programa de adaptación de la infraestructura física para ajustarla a los diferentes niveles de la futura conducción autónoma y a la convivencia con vehículos de conducción convencional. Esta adaptación tendrá un impacto sobre la infraestructura viaria en numerosos aspectos: características de la carretera (geometría, número de carriles, marcas viales…), intersecciones y accesos, señalización y otro equipamiento viario, condiciones de conducción (por ejemplo, rangos de velocidad), estado de conservación, etc. Asimismo, se tendrán en cuenta otro tipo de necesidades específicas para la conducción conectada y autónoma, como zonas de parada, carriles adaptativos, tramos dedicados, etc.

2. Adaptación digital de la infraestructura del corredor Madrid-Lisboa para la movilidad conectada y autónoma

En este marco se plantean actuaciones concretas sobre el corredor en los siguientes aspectos:

  • Sensorización del entorno de la vía para recogida de información en tiempo real (sensorización cooperativa para altos niveles de automatización).
  • Despliegue de tecnologías de comunicación que permitan el intercambio de información entre la carretera y los vehículos, y entre la administración gestora y la carretera.
  • Servicios cooperativos de información a los vehículos C2X, como, por ejemplo, señales de tráfico, información de gestión de tráfico, recomendaciones del centro de gestión, información de eventos de carretera, etc.
  • Servicios cooperativos avanzados, tales como sensorización cooperativa, posicionamiento preciso, etc.

 

3. Generación de servicios y modelos de movilidad avanzada

La digitalización de las infraestructuras viarias plantea el desarrollo de nuevos servicios de movilidad, así como la mejora de los servicios existentes. Para ello, se propone el desarrollo de plataformas digitales de gestión de servicios cooperativos que se establezcan en cada unidad territorial. Se ha previsto el despliegue de plataformas en todas las provincias de las comunidades autónomas atravesadas, de manera que se pueda dar servicio a los usuarios, no solo en el itinerario, sino también teniendo en cuenta las posibilidades de escalabilidad a las redes viarias autonómicas y provinciales de diferente nivel.

En este sentido, se consideran los diferentes grupos de servicios de movilidad que potencialmente podrán ser desplegados en el futuro, como servicios cooperativos, servicios multimodales, Mobility as a Service (MaaS), etc.

4. Despliegue de living-labs (ensayos a escala real) en el corredor

Con el fin de llevar a cabo estos living-labs, se propone:

  • Trabajar en la identificación de diferentes zonas que permitan cubrir la variabilidad de las características y elementos singulares considerados en este proyecto.
  • Desarrollar un plan de prueba y demostración en los diferentes livings-labs seleccionados, identificando casos de uso a demostrar en cada zona y datos a recoger para un posterior análisis.
  • Adaptar e instalar las soluciones propuestas en los living-labs con el fin de poder llevar a cabo pruebas y demostraciones.
  • Analizar los resultados de las pruebas realizadas en los living-labs y extraer conclusiones.

 

5. Creación de las infraestructuras de almacenamiento e intercambio seguro de datos

Se creará una plataforma digital de soporte basada fundamentalmente en tecnologías de Big Data e Inteligencia Artificial, donde se definirá como pieza principal un gran Data Lake que albergue la información estática y dinámica de todos los niveles de información (movilidad y tráfico, información viaria, información de los sensores de la propia infraestructura, etc.).

La seguridad e integridad serán valores esenciales de la plataforma y deberán implementarse todos los mecanismos de ciberseguridad que garanticen la invulnerabilidad de aquélla frente a las crecientes amenazas en este ámbito.

Por último, la plataforma deberá ser disponible y robusta, así como escalable, para poder atender con eficiencia la variabilidad de la demanda. Por ello, se avanza el modelo cloud computing como la mejor alternativa para su provisión.

6. Digitalización de la administración de carreteras.

Para avanzar en los próximos años en la transición digital en el sector de la carretera, se deberá trabajar al menos en tres ejes estratégicos que son claves para la modernización de la administración:

Integración de sistemas.

Los objetivos principales que una administración de carreteras debe alcanzar en este proceso son la tramitación electrónica, archivo digital documental, implantación de nuevos sistemas de información y visor GIS. Por lo tanto, el objetivo será el desarrollo de las soluciones que permitan integrar la información geográfica de la red de carreteras con la información de las actuaciones y expedientes en una única plataforma de consulta, y cuyas innovaciones funcionales sean reutilizables por los sistemas que se desarrollen en el ámbito de la gestión viaria.

Digitalización del dominio público y zonas de limitación de la propiedad.

En general, la documentación relativa al dominio público viario de una red de carreteras se encuentra,
en un porcentaje muy importante todavía, en formato papel. Para subsanar esta situación, se debe iniciar y completar un proceso de digitalización del dominio público viario y de las actas de expropiación disponibles de todas las carreteras bajo la competencia de la administración.

Digitalización de la carretera.

Asociar cualquier dato viario a unas coordenadas geográficas permite hacer un análisis geoespacial profundo, empleando técnicas de geo-procesamiento y geo-estadística, e incorporando elementos del entorno territorial o elementos viarios próximos al punto analizado que pueden aportar mayor grado de información en el análisis. Esto permite mejorar la productividad y facilitar la gestión de la propia infraestructura.

El despliegue de tecnologías de comunicación permitirá el intercambio de información entre la carretera y los vehículos, y entre la administración gestora y la carretera

7. Mejora continua de la formación de los técnicos gestores

Con vistas al máximo aprovechamiento del sistema, es preciso poner en marcha un plan de formación del personal de la administración, de modo que se garantice el acceso a la información, se pueda mantener el sistema operativo en el tiempo y se optimice su potencialidad.

Para ello, se incidirá en la formación online de todo el personal técnico y administrativo de la administración gestora, pero, además, se profundizará en formar al personal que desempeña las tareas de explotación de la carretera.

Escenario presupuestario
En un escenario conservador, el proyecto en su conjunto supone una inversión de, aproximadamente, unos 100 millones de euros y la generación de 2.800 nuevos empleos, además de cumplir con las directrices del programa europeo Next Generation Europe y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ‘España Puede’.

Unos 67 millones de euros serán para el itinerario en territorio español, y unos 33 millones de euros para el itinerario portugués. Por grandes epígrafes, se puede establecer que un 40% de la inversión se destinaría a la adaptación y mejora física de la carretera (apartado 1); un 45% se corresponde con las inversiones en adaptación digital, creación de la plataforma C-ITS y gestión de living labs y almacenamiento y gestión de datos (epígrafes 2 al 5); y el 15% restante se debe dedicar al apartado de formación y digitalización de las administraciones y sus redes carreteras.

 

Comparte
Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email