La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
Marta_Balenciaga_sum_mayor

Redacción BIT

Marta Balenciaga

Decana-presidenta del COIT y presidenta de la AEIT

«No soy capaz de imaginar ninguna evolución en ningún campo que no esté basada en la tecnología de nuestro sector»

Tanto ella misma como la Junta de Gobierno que dirige están decididos a luchar por mantener la transversalidad de la profesión ante los intensos retos a los que se enfrenta y a abrir el sector a la sociedad y a las nuevas vocaciones. Tras más de un año como decana-presidenta de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) es también desde el pasado mes de abril presidenta de la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación (AEIT), cargos que compagina con su trabajo en ADIF.

Hace ahora poco más de un año desde la elección de la actual Junta de Gobierno del Colegio ¿Qué primeros pasos se han dado ya y cuáles destacarías por su especial relevancia?

Ha sido un año muy intenso y lleno de retos para todos los miembros de la Junta. Creo que ha habido muchas actuaciones tanto a nivel interno como externo. A nivel interno, destacaría la reactivación de la corresponsabilidad de todo el ámbito territorial en la toma de decisiones del Colegio y la labor que se está haciendo con toda la estructura territorial orientada a conseguir un modelo más flexible y eficiente de trabajo que nos permita llegar a cada rincón y aportar en función de las necesidades que se tienen en cada Comunidad Autónoma.

A nivel externo destacaría el refuerzo de las relaciones institucionales, de la comunicación y de la presencia social, todo ello con el ánimo de conseguir una institución más abierta hacia nuestros propios colegiados y a la sociedad en general.

Aún quedan tres años para concluir este mandato que terminará en 2022. ¿Cuáles serán los principales objetivos de la Junta en este período?

El objetivo fundamental es reforzar la ‘marca Ingeniero de Telecomunicación’ impulsando acciones que nos den una mayor visibilidad como profesión, acorde al decisivo papel que hoy en día estamos jugando y que favorezcan el que se nos asocie de forma natural con todas las recientes tecnologías sobre las que se soporta la transformación digital de la sociedad.

Nos proponemos fortalecer la colaboración con la Administración en el desarrollo de los retos tecnológicos del país

Igualmente, y como resultado de nuestro compromiso con la sociedad, nos planteamos fortalecer la colaboración con la Administración en el desarrollo de los retos tecnológicos del país, siendo partícipes de él, y trabajar para que tanto nuestros profesionales como instituciones y empresas perciban el Colegio como una entidad de referencia. Creo que es importante reforzar el mensaje de que juntos podremos canalizar de mejor forma toda nuestra aportación a la sociedad.

Por último, pero no menos importante, nos debemos esforzar en contribuir decididamente para lograr una mayor visibilización de la mujer en el sector tecnológico.

Precisamente, hay dos aspectos que parecen relevantes en la visión de futuro de la actual Junta de Gobierno: la presencia de la mujer en el mundo de la ingeniería y la necesidad de que la profesión, a través del Colegio, se abra más a la sociedad ¿Cómo se va avanzando en ambos temas?

Como comentaba anteriormente, son dos aspectos muy importantes de nuestra visión. En cuanto al primero, en el Grupo de Trabajo ‘Mujer IT’ estamos realizando una incesante labor en la promoción de vocaciones tecnológicas. Tampoco hemos querido inventar la rueda puesto que hoy en día hay muchísimas iniciativas al respecto, por lo que nos hemos adherido a varias de ellas con la firma de convenios de colaboración que nos están permitiendo tener más visibilidad y, sobre todo, hacer llegar nuestra voz y trabajo a niñas y jóvenes para que las vocaciones tecnológicas sigan aumentando.

Respecto a la apertura de nuestra profesión a través del Colegio, en este año hemos hecho un importante esfuerzo por mantener el máximo número de canales abiertos, tanto con nuestros colegiados como con el resto de la sociedad. Nuestra presencia en redes sociales ha aumentado considerablemente y hemos iniciado también la necesaria renovación de nuestra publicación de referencia, la revista BIT, que creemos que ya se ha ido notando y que se consolidará en los próximos meses. Esta renovación alcanza del mismo modo a la página web y a otras áreas en las que se está trabajando para poder llegar mejor y ser más cercanos.

Además de Decana-presidenta del COIT, desde el pasado mes de abril también eres presidenta de la AEIT. Este nuevo cargo supone que, de hecho, tanto el COIT como la AEIT estén dirigidos por equipos con el mismo liderazgo. ¿Tener ambas entidades alineadas es también una de las prioridades que se han marcado?

Lo que necesitamos, y en ese sentido estamos trabajando, es reforzar la marca ‘Ingeniero de Telecomunicación’, no solo de cara a las instituciones públicas o empresas, sino también a toda la sociedad. Con una marca fuerte que reúna a los mejores profesionales y aúne el conocimiento y esfuerzo del colectivo, todos saldremos ganando. Por eso es tan importante que las dos instituciones referentes de nuestro sector estén alineadas en sus programas y trabajen en objetivos comunes en todo el territorio.

Vamos a esforzarnos para hacer llegar nuestra voz y trabajo a niñas y jóvenes para que las vocaciones tecnológicas sigan aumentando

Esto se ve favorecido por nuestra propia estructura, ya que hemos conformado las dos Juntas integrando a los máximos representantes de cada demarcación/delegación. Hemos retomado la celebración de dos encuentros territoriales por año en distintas ciudades españolas, promovemos la participación de los territorios en las comisiones de trabajo de temas estratégicos y hemos retomado también la reunión anual de empleados de ambas instituciones, que ha tenido lugar durante el mes de septiembre.

El sector de las telecomunicaciones está viviendo un momento especialmente intenso ¿Cómo consideras que evolucionará tanto el sector como la actividad de sus profesionales en la próxima década que está a punto de comenzar?

La pregunta en sí misma encierra un problema y es el relativo al horizonte temporal: una década. Actualmente, los ciclos tecnológicos son mucho más reducidos, alrededor de cinco años como máximo, y aventurar más allá es, cuanto menos, arriesgado. Sin embargo, hay aspectos o tendencias que son comúnmente aceptadas, entre las que destacan la ‘softwarización’ de las redes de comunicación, los sistemas ‘smart’ en su generalidad (Smart cities, Smart mobility), los interfaces ciberfísicos en la industria 4.0 y el desarrollo sostenible (Green IT).

En cuanto a los profesionales, hay una cosa que es absolutamente evidente y que, desde el COIT, en los diversos informes que producimos, venimos remarcando. Es necesaria una formación continua, actualización permanente y extrema flexibilidad para adaptarse a las tendencias tecnológicas. Desde nuestro punto de vista, el profesional IT deberá evolucionar en una doble vertiente: habrá técnicos muy especializados en una vertical concreta y gestores muy transversales capaces de saltar de un proyecto a otro con alta adaptabilidad.

¿Será el sector de las telecomunicaciones el ‘gran protagonista’ de transiciones tan importantes como 5G, Inteligencia Artificial, uso masivo del Big Data o robotización de los procesos industriales, por poner solo algunos ejemplos?

El sector de las telecomunicaciones ha evolucionado y se ha revolucionado de manera radical en los últimos 50 años. Lo que al principio de siglo era el núcleo de nuestra profesión, como era la infraestructura de red, es actualmente solo una parte (y, posiblemente, no la más contributiva) de nuestra dedicación. Es por ello que, en vez de hablar del sector de las telecomunicaciones debemos llamarlo ‘HiperSector TIC’, que incluye toda la cadena de valor, desde el equipamiento hasta los contenidos. Este ‘HiperSector’ está en el núcleo, en la raíz de cualquiera de las transiciones que nos llevan hacia la sociedad “Gigabit”. Es más, no soy capaz de imaginar ninguna evolución en ningún campo, desde la medicina pasando por la economía, el derecho o la sociología, que no esté basada, en mayor o menor medida, en la tecnología de nuestro sector.

Sin embargo, ¿consideras que actualmente la sociedad conoce, sabe y valora el papel del Ingeniero de Telecomunicación? ¿Saben los ciudadanos qué hay detrás de la tecnología que les está cambiando la vida a un ritmo tan rápido?

Bueno, creo que la sociedad en general nos tiene encasillados en el área por excelencia de nuestra ingeniería. Por defecto su pensamiento se va al ingeniero que les resuelve las comunicaciones, nos relaciona con las antenas, los radioenlaces y las torres de telecomunicaciones, cuando en realidad la labor de un Ingeniero de Telecomunicación abarca mucho más que eso. Su formación es amplia en todas las tecnologías de las que hemos hablado antes, capacitándolo para dar respuesta al uso de éstas de forma transversal en múltiples sectores.

Además, la sociedad no es consciente muchas veces del impacto del uso de la tecnología, más allá de que sabe que al darle a un botón del ordenador o en el teléfono somos capaces de hablar al instante con nuestro hijo en Estados Unidos, por poner un ejemplo. No se pregunta tampoco cómo es posible que eso ocurra ni es consciente muchas veces del valor de los profesionales que están detrás.

Las profesiones se están diluyendo en la gran oferta de estudios que existe actualmente. Por eso, uno de nuestros objetivos ha sido, precisamente, llevar a la sociedad tanto el papel de la tecnología en nuestro día a día y su impacto real como el del Ingeniero de Telecomunicación como profesional capaz de entenderlas y aplicarlas para resolver problemas.

Hablando sobre nuestro entorno más cercano, la Unión Europea señala la próxima década, entre 2020 y 2030, como un período clave para la consolidación de una sociedad innovadora, sostenible y tecnológicamente avanzada ¿Crees que España estará a la altura de estos nuevos retos?

Desde un punto de vista tecnológico, España está en una posición privilegiada. El despliegue masivo de fibra óptica -en lo que somos punteros en Europa-, así como la estrategia nacional en 5G, por citar algunos elementos clave, hace que estemos preparados para acometer los retos de la década. Sin embargo, hay aspectos concretos, muchos de ellos regulatorios, en los que el sector debe trabajar junto con la administración para solventar los escollos y dificultades que estas tecnologías y sus servicios asociados presentan. Si no se acometen reformas y flexibilizaciones en el sector, a corto plazo -en dos o tres años- corremos el riesgo de que España y, en general, Europa se queden como una mera colonia tecnológica de los grandes ejes geopolíticos que actualmente están centrados en el Pacífico.

¿Qué ventajas económicas y sociales aporta la transformación digital en términos generales? ¿Liderarán el futuro aquellas sociedades que sepan invertir más en innovación y adaptarse mejor a los cambios que provoca la tecnología?

Toda transformación implica riesgos y oportunidades. Como toda revolución (tecnológica) es evidente que va a haber una serie considerable de puestos de trabajo que queden obsoletos, y por lo tanto sean sustituidos por sistemas automáticos, mientras que, al igual que todos los precedentes en la historia, se crearán un considerable abanico de oportunidades laborales. Lo que sí está claro es que será necesario un importante proceso de reciclaje, que afectará a toda la sociedad, y que, como cualquier proceso de cambio, no estará exento de dificultades.

Con una marca fuerte que reúna a los mejores profesionales y aúne el conocimiento y esfuerzo del colectivo, todos saldremos ganando

Sin embargo, sinceramente considero que las ventajas de todo el proceso van a estar muy por encima de los posibles inconvenientes. Si aprovechamos bien las oportunidades tecnológicas, aumentaremos radicalmente la productividad de los recursos humanos, reduciremos la brecha digital, la conectividad facilitará la cohesión territorial y la e-Health permitirá una mejor asistencia sanitaria, tanto en tiempo como en efectividad… por citar algunos ejemplos concretos.

Pero todo ello, y más en nuestro país donde la industria más hard no tiene un peso tan elevado como en otros países, dependerá claramente de si generamos un ecosistema de innovación adecuado. Es necesario que las empresas y los centros tecnológicos trabajen codo con codo en un ambiente que favorezca la creación y potenciación de empresas innovadoras, y que la administración aligere los procesos y cargas para lograr tener productos disruptores en el mercado cuanto antes. En nuestro sector, la ventana de oportunidad es crucial, y muy estrecha. Los países y sociedades que no tomen este camino quedarán relegados a una segunda línea de evolución donde los beneficios no serán tan considerables.

¿Será capaz la sociedad de la información y la comunicación de ofrecer soluciones y mejoras para las grandes crisis que se avecinan en este siglo?

Considero que algunas de las grandes crisis se solucionarán con la tecnología, otras requieren algún cambio social más profundo y, finalmente, muchas ni siquiera las podemos discernir en este momento. Entre las que la Sociedad de la Información y la tecnología subyacente creo que van a lograr solucionar, o al menos paliar, están, por ejemplo, la crisis climática (nuestros desarrollos cada vez son más ‘verdes’), la cohesión territorial a través de una mayor y mejor conectividad, la optimización de costes en la medicina, y por lo tanto la mejora del servicio, o la mejora de la calidad de vida en las ciudades gracias al concepto smart

Algunos otras, como decía, requieren un cambio social más profundo. Nuestros jóvenes están instalados en la cultura de la inmediatez, debido precisamente a las facilidades de la tecnología, y eso hace que desarrollen frustraciones de una manera más rápida y profunda. En todo caso, y contraviniendo el dicho, ningún tiempo pasado fue mejor, y creo firmemente que gracias a las telecomunicaciones el futuro será mucho más brillante de lo que podemos imaginar actualmente.

Pincha en la imagen para ampliarla

 

 

 

Comparte
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email