La revista profesional sobre tecnología y transformación digital

Perfil

Jordi A. Jauset_sum

Jordi A. Jauset

Ingeniero de Telecomunicación

Más allá de la profesión: de la ingeniería a la neuromúsica

Nací músico, me formé como ingeniero, me especialicé en neurociencia y soy divulgador científico en neuromúsica

 

Mi hija de 14 años me dijo: “Pero papá, ¿tú no sabes aún qué quieres ser de mayor?”

Encasillar a Jordi A. Jauset es prácticamente imposible. Tras una infancia marcada por la música se formó como Ingeniero de Telecomunicación, titulación que le permitió ocupar diversos cargos de responsabilidad técnica, de gestión y directiva. Pero además, a lo largo de los años, cursó tres másteres y un doctorado de disciplinas totalmente distintas como respuesta a su incansable sed de conocimiento. Ha escrito más de una docena de libros y actualmente, ya jubilado de su profesión principal, se dedica a la divulgación científica en neuromúsica. Nos lo explica en primera persona.

Estoy seguro de que en más de una ocasión os habrán preguntado ‘¿cuál es tu profesión?’, y vuestra respuesta habrá sido bien concisa. A mí me resulta una pregunta complicada y voy a tratar de explicarme para que podáis entenderlo.

Mi interés por la electrónica y telecomunicaciones surgió a raíz de un regalo de mis padres al cumplir los 12 años. Era un juguete educativo, Electronic Engineer, que consistía en unos tableros de baquelita, unos esquemas de conexionado y diversos componentes electrónicos, que permitían el montaje de simples dispositivos como receptores de radio, amplificadores, detectores de humedad… La curiosidad de saber por qué y cómo funcionaban esos montajes me impulsó, unos años más tarde, a estudiar en la recién inaugurada Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicación de Terrassa (año 1972).

Fue en 1979, una vez presentado el proyecto fin de carrera, cuando ingresé, por oposiciones, en RTVE. Allí desarrollé toda mi carrera profesional. En diversos destinos geográficos y distintas responsabilidades, desde las puramente técnicas (mantenimiento centros emisores), de gestión (jefatura técnica de RNE-Catalunya, prevención de riesgos laborales), y directivas (director del IORTV en Cataluña, subdirector económico-administrativo TVE-Catalunya), con eventuales destinos en la Generalitat de Catalunya (director general de Mitjans Audiovisuals) y en el Consell Audiovisual de Catalunya (jefe del gabinete técnico de la presidencia).

Bien, hasta aquí nada especial. Vayamos por un momento a mi infancia.

La familia Trapp española
Tuve la gran suerte de nacer en una familia con tradición musical. Mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre eran músicos, y mi madre tenía una bonita voz. Somos seis hermanos (yo soy el tercero) y desde los 4 años nos vimos inmersos en el estudio del piano que simultaneábamos con un grupo musical acordeonístico. Dado lo inusual de que seis hermanos de corta edad aparecieran en los escenarios interpretando obras musicales, los medios de comunicación nos bautizaron como ‘la familia Trapp española’ (instrumental). Durante la infancia y adolescencia, pues, compaginamos los estudios escolares con actuaciones musicales en diversas localidades, en emisoras de radio y TVE, y en certámenes internacionales en los que obtuvimos primeros premios europeos. También grabamos dos LPs con Hispavox, compartiendo estudios con la famosa cantante Karina y sus flechas del amor.

Pero llegó la etapa universitaria y fue imposible seguir con la actividad musical. Mis hermanas se decantaron por la biología y farmacia, y mis hermanos y yo por la Ingeniería de Telecomunicación.

Hasta aquí, mi respuesta a la pregunta inicial sería fácil. Podría definirme como músico-ingeniero, lo cual tampoco es nada extraordinario pues conozco a otros compañeros de profesión que comparten ambas profesiones, por lo que no sería nada excepcional a destacar. Sigamos.

Insaciable sed de saber
En la época en que gestioné la prevención de riesgos laborales de RNE-Catalunya me interesé por los efectos que podían tener las ondas electromagnéticas en la salud. Así que cursé un Máster en Prevención de Riesgos Laborales y a continuación, inicié el doctorado en ingeniería biomédica (UPC). Superados los créditos iniciales y por falta de tiempo, pues entonces tenía nuevas responsabilidades directivas en TVE-Catalunya, paralicé el inicio de mi tesis doctoral. Tras algunas convalidaciones y, al cabo de tres años, me doctoré en comunicación.

Recuerdo que durante esos años, y como anécdota familiar, durante una cena después de haber finalizado un Máster MBA con una excelente calificación comenté que quería iniciar el doctorado en ingeniería biomédica. Acto seguido, mi hija de 14 años, con un semblante serio, me dijo: “Pero papá, ¿tú no sabes aún qué quieres ser de mayor?”.

Por aquel entonces mi vida era muy entretenida, demasiado. Un trabajo con responsabilidades, familia con hijos adolescentes, profesor de estadística en la Universidad Ramón Llull… Demasiadas tareas que tenían su consecuencia lógica en un estado de estrés. Decidí, pues, reorganizar mi agenda para incluir una hora de actividad física diaria. Me aficioné al jogging y ¡cómo no! me acompañaba con música. Las primeras veces suponía un gran sacrificio, pero meses más tarde el sacrificio era no salir a correr, por la ‘adicción’ que crea la liberación de endorfinas que nos hacen sentir tan bien.

De nuevo, mi curiosidad planteaba preguntas: ¿qué le ocurre a mi cerebro cuando salgo a correr y escucho música? En los casi 35 años que he sido corredor popular he tenido experiencias de todo tipo (físicas, mentales, emocionales) para las que no tenía respuestas y estaba deseoso de conocerlas. Un Máster en Psicobiología y Neurociencia cognitiva me ofreció un sorprendente conocimiento y las respuestas que en esos momentos buscaba. De hecho, tuve inicialmente mis dudas de si podría seguir una formación tan distinta a mi formación de ingeniero, pero a los ‘telecos’ creo que pocas cosas se nos resisten. Además, el sistema nervioso no deja de ser un sistema de redes por las que se propagan ‘señales eléctricas’, eso sí, con mayor complejidad de variables que las que existen en los típicos sistemas de telecomunicaciones. ¿Qué me indujo a explorar este apasionante campo de conocimiento? Sin duda alguna, mis formaciones anteriores como músico e ingeniero.

Grupo musical “Los 6 Hermanos Jauset” (año 1969).

 

Del saber a la divulgación
Hoy en día, ya liberado de responsabilidades laborales, mi actividad es la divulgación científica sobre los beneficios de la música en los ámbitos de la salud y educación, así como de sus aplicaciones en el marketing sensorial y en el deporte, a través de conferencias, seminarios, artículos y diversas publicaciones. De los 13 libros que he publicado, los ocho últimos (años 2008-2020) están dedicados a la interacción música-cerebro y sus aplicaciones en la salud, educación y marketing. Recientemente, además, he diseñado el contenido de un Máster en Neuromúsica (online), el primero en nuestro país, que se inicia en enero 2022 y que está acreditado por la Universidad Católica de Murcia (UCAM).

Estoy muy orgulloso de los conocimientos y rigor que me ha aportado la Ingeniería de Telecomunicación, que junto a mi experiencia musical y formación en neurociencia, me permiten con gran satisfacción, hoy en día, contribuir a la divulgación científica en esta nueva etapa de mi vida.

Quizás ahora puedas entender la dificultad que expresaba en el inicio ante la pregunta ‘¿cuál es tu profesión?’. ‘Nací músico, me formé como ingeniero, me especialicé en neurociencia y soy divulgador científico en neuromúsica’, es la respuesta más sintética que actualmente se me ocurre.

Comparte
Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email