Editorial

Tecnología confiable

Junta de Gobierno del COIT

Son muchos los avances que las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) producen, de forma imparable y a gran velocidad. Ya no estamos expectantes ante el 5G, porque lo tenemos entre nosotros. Ya no anhelamos comprobar el potencial del Big Data o la Inteligencia Artificial porque son realidades tangibles. Y si teníamos alguna duda, la situación de emergencia provocada por la COVID-19 lo ha hecho aún más patente.

Pero la tecnología siempre muestra dos caras: las posibilidades que ofrece a la sociedad y, a la vez, un debate ético, cuando no una disputa abierta, en el uso de las capacidades que genera y su impacto en nuestra seguridad y privacidad. Así pues, la necesidad de seguridad en las comunicaciones y la privacidad de nuestros datos ha hecho que la ciberseguridad sea un ámbito que va ligado al desarrollo y despliegue de cualquier sistema o servicio tecnológico.

Por ello, hemos querido traer a este número de la revista un especial sobre este importante aspecto de la transformación digital de nuestra sociedad, abordándolo desde diferentes ópticas, como su necesidad en empresas, industrias y administraciones públicas, el uso pernicioso que en ocasiones se puede hacer de nuestros datos, o, incluso, lo mal que en ocasiones gestionamos cada uno nuestra propia seguridad en Internet.

Son muchos los retos e imperiosas las urgencias por avanzar en términos de ciberseguridad. Los colegas expertos en este campo han sabido ofrecernos en estas páginas no solo un ‘estado del arte’ de la ciberseguridad con todo tipo de detalles, sino también una visión sobre las múltiples posibilidades que se abren para los Ingenieros de Telecomunicación. Os aseguramos que son muchas. Porque nuestra profesión, en su versatilidad, reúne todas las disciplinas necesarias para abordar este campo con rigor, haciéndonos protagonistas del desarrollo, implantación y despliegue de las diferentes soluciones que, en función del ámbito concreto de implantación, esta cuestión tan esencial, y a la vez delicada, requiere.

Pero un centenario como el que cumple nuestra titulación requiere más atención que un solo número de la revista. De nuevo, traemos las voces de nuestros compañeros, necesarias para conocer el amplio espectro en el que se mueve nuestra profesión y hacernos partícipes de las necesidades de la sociedad y la respuesta que damos desde nuestro colectivo.

Por último, contamos igualmente con testimonios que creemos esenciales en estos días. Por una parte, el del Secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, nuestro compañero Roberto Sánchez, al que queremos dar las gracias por ofrecernos sus reflexiones. Por otra, el de investigadores que han puesto su trabajo al servicio de la lucha contra la COVID-19. La pandemia ha puesto sobre la mesa de un modo patente la necesidad de la ciencia para abordar con éxito situaciones críticas como la que vivimos. Es por ello por lo que se hace mucho más apremiante hacernos eco del trabajo de los profesionales que, desde los centros de investigación, abordan cómo hacer frente a cuestiones clave para nuestro bienestar como sociedad y, en su caso, reclamar a las administraciones la planificación y financiación necesarias (#SinCienciaNoHayFuturo).