La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
Alternative energy source. Wind turbines outdoors and scheme
Tecnologías avanzadas para combatir el cambio climático

José Miguel Roca

Ingeniero de Telecomunicación

Tecnologías avanzadas para combatir el cambio climático

En su informe ‘Frontier technologies to protect the environment and tackle climate change’, la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones presenta las posibilidades de una serie de tecnologías con gran potencial para conseguir una descarbonización inteligente y mejorar la sostenibilidad medioambiental del planeta. En concreto, destaca ocho de ellas.

 

[1] Inteligencia Artificial

Esta tecnología puede ayudar a combatir el cambio climático a través de aplicaciones en áreas como la detección y monitorización automatizadas de emisiones o riesgos medioambientales; la evaluación de riesgos y la modelización de impactos; el análisis predictivo y la generación de escenarios para la toma de decisiones; la optimización del consumo de energía y del uso de materiales; la concienciación de los consumidores y el impulso a su cambio de hábitos o los controles de calidad (fake news, hackers, etc.).

 

[2] Internet de las Cosas

En combinación con otras tecnologías, el Internet de las Cosas (IoT) es muy adecuado para la lucha contra el cambio climático, ya que facilita la comunicación en múltiples áreas, como contadores inteligentes de energía y agua, sensores para medir indicadores del clima y para apoyar la investigación, agricultura y ganadería avanzadas, proyectos medioambientales, ciudades y edificios inteligentes, o infraestructuras inteligentes del sector energético. Muchas de estas aplicaciones son posibles por el bajo coste y el reducido consumo de la tecnología, que no requiere de infraestructuras prexistentes, por lo que puede desplegarse en áreas remotas.

 

[3] Tecnologías para energías limpias

Se trata de tecnologías aplicadas a las modalidades de energía que aprovechan fuentes neutras en cuanto al cambio climático, como el viento, el sol o la fuerza mareomotriz. Estas fuentes generan electricidad de forma renovable, lo que ayuda a reducir el consumo de combustibles fósiles y las emisiones derivadas. Las tecnologías que gestionan la energía solar y la energía eólica y el almacenamiento de energía en baterías son las únicas que se pueden desplegar de forma rápida para luchar a corto plazo contra el cambio climático.

 

[4] Gemelos digitales

Estos gemelos facilitan el desarrollo de modelos digitales que sirven para monitorizar y simular tanto la actividad natural como la humana, con lo que permiten generar y probar escenarios basados en soluciones orientadas a un desarrollo más sostenible. Además, esta tecnología ayuda a la medición y planificación de posibles riesgos ante desastres, lo que contribuye al aumento de la resiliencia medioambiental. Los gemelos digitales son una interesante herramienta para las ciudades que crecen de forma rápida en población, tamaño y consumo de energía y que necesitan tanto la gestión eficiente como el mantenimiento de todos sus sistemas.

 

[5] 5G

Esta tecnología y, en general, la telefonía móvil, es la base de diferentes herramientas para luchar contra el cambio climático a través de la reducción del consumo energético y de las emisiones de gases de efecto invernadero y del aumento de la eficiencia en el uso de los recursos productivos en todo tipo de sectores económicos. Un ejemplo son sus aplicaciones en la gestión de sistemas inteligentes de suministro de agua para reducir las ineficiencias y las pérdidas, considerando que la disponibilidad de agua es uno de los primeros indicadores de los efectos del cambio climático.

 

[6] Robótica

La robótica puede ser de gran ayuda en varios campos. Uno de ellos es el de la producción industrial, donde los robots pueden hacer más eficientes los procesos, optimizando el consumo de energía y reduciendo el nivel de residuos. Otro tiene que ver con el acceso a los entornos que son menos accesibles para los seres humanos. Por ejemplo, los robots pueden monitorizar el impacto del cambio climático en los mares y océanos y ayudar a la observación de la vida marina para contribuir así a proteger la biodiversidad.

 

[7] Tecnologías del espacio 2.0

Estas tecnologías llevan décadas proporcionando evidencias del impacto producido por el cambio climático. La monitorización por satélite de diferentes indicadores, como los cambios en la temperatura del planeta, los niveles del mar, la concentración de gases atmosféricos, el deshielo de los casquetes polares o la superficie ocupada por bosques aporta datos muy valiosos para conocer el funcionamiento de los sistemas geológicos y ambientales y poder predecir la evolución del clima (por ejemplo, subidas del nivel del mar, patrones globales del tiempo atmosférico, etc.).

 

[8] Digitalización y Big Data

Desde la agricultura y la industria hasta el transporte, todos los sectores económicos pueden beneficiarse de las posibilidades de la digitalización y del uso del Big Data para reducir el impacto en el medio ambiente. En el campo del clima, el uso del Big Data permite aprovechar la información histórica para detectar tendencias y patrones, mejorar la predicción de acontecimientos futuros y preparar soluciones más viables para gestionar potenciales problemas. Otras aplicaciones de estas tecnologías tienen que ver con el aumento de la eficiencia en la agricultura y con la mejora de la seguridad de los alimentos.

 

Fuente: ‘Frontier technologies to protect the environment and tackle climate change’. UIT. 2020.

Comparte
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email