La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
GT-espacio

Grupo de Trabajo de Espacio del COIT.

El Ingeniero de Telecomunicación en la industria espacial española

El sector espacial en España no solo goza de buena salud, sino que las previsiones indican un crecimiento continuo en los próximos años, tanto por lo que respecta a la industria privada como a las instituciones científicas que dependen de la administración. Y el Ingeniero de Telecomunicación juega un papel fundamental en este contexto, con un perfil profesional idóneo para las nuevas necesidades de esta floreciente industria.

Según datos de la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (TEDAE) y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la facturación del sector espacial en España en 2019 fue de 863 millones de euros. En torno al 70% correspondieron a los segmentos de vuelo y terreno y el otro 30% a operadores. En torno al 81% se destinó a la exportación, y se ha reinvertido anualmente en innovación hacia el 11% de la facturación. Además, España participa en todas las actividades que conforman la cadena de valor del segmento espacial: segmento terreno, lanzadores, operadores, segmento de vuelo y aplicaciones.

Se estima un crecimiento de este sector en España cercano al 10% anual en los próximos años, gracias también al desarrollo del mercado derivado del uso de datos satelitales. La apuesta decidida de la Unión Europea por los actuales programas espaciales Galileo y Copernicus, las nuevas líneas de actuación dentro de Horizonte Europa y los futuros programas de vigilancia del espacio y Govsatcom darán un acceso más rápido a las tecnologías e infraestructuras espaciales necesarias para continuar con el desarrollo de dicho mercado en España.

Se estima un crecimiento de este sector en España cercano al 10% anual en los próximos años

España, referencia en operadores de satélite
El mercado de los operadores de satélite de comunicaciones es uno de los más relevantes en el ecosistema del espacio, generando en 2020 ingresos de más de 12.000 millones de dólares en todo el mundo (1) y una expectativa de más de 30.000 millones de dólares en 2030 (2) . España tiene un rol importante en este sector al contar con dos operadores de referencia a nivel internacional tanto en servicios comerciales (HISPASAT) como en servicios gubernamentales (HISDESAT). Ambas compañías operan 12 satélites con distintas coberturas y bandas de frecuencia, con las que prestan una amplia variedad de servicios desde comunicaciones hasta la observación de la Tierra, y están inmersas en el desarrollo de nuevos programas de satélites con mayor capacidad, prestaciones y flexibilidad en la prestación de servicios.

El sector de los operadores de satélite se enfrenta a grandes retos y oportunidades, como la aparición de nuevos verticales de negocio, la evolución tecnológica hacia nuevas arquitecturas satelitales cada vez más complejas, el lanzamiento de nuevas constelaciones de satélite de órbita baja, tecnologías disruptivas, así como el despliegue de infraestructuras terrestres alternativas. Se abre un horizonte más competitivo y complejo en el que se requiere una apuesta por la innovación tecnológica, mayor colaboración entre la industria y evolución en el modelo de negocio.

Ante este nuevo escenario, la figura del Ingeniero de Telecomunicación se considera fundamental para abordar esos grandes desafíos. El Ingeniero de Teleco debe formar parte, como así lo havenido haciendo desde hace décadas, del núcleo esencial de perfiles de trabajo en los operadores de telecomunicaciones y participar en áreas clave como son tecnología, operaciones, estrategia y comercial. A medida que este sector está evolucionando, también lo hacen los requisitos para los futuros ingenieros: los operadores buscan perfiles multidisciplinares y más flexibles con conocimientos en diferentes campos (comunicaciones, networking, software, Big Data, Inteligencia Artificial, integración de redes, finanzas, etc.) y que estén acostumbrados a trabajar en entornos internacionales, cambiantes y con ecosistemas complejos. Será fundamental en la estrategia de los operadores satelitales contar desde ya con perfiles que cumplan con estos requisitos.

Fotos: Agencia Espacial Europea (ESA).

 

El rol de las administraciones en la industria del espacio
Antes de entender la horizontalidad del perfil del Ingeniero de Telecomunicación en el sector aeroespacial vinculado a la administración, es importante entender este ecosistema, en el que destacan dos actores clave. La Agencia Espacial Europea (ESA) se dedica a la exploración pacífica y al uso del espacio en beneficio de todos, promocionando los intereses científicos e industriales europeos en el espacio. Por otra parte, el CDTI gestiona y apoya la consecución, por parte de empresas españolas, de contratos industriales de alto contenido tecnológico generados por diferentes organizaciones nacionales y europeas, como la Agencia Europea del Espacio (ESA), el Laboratorio Europeo para la Física de Partículas (CERN), el Sincrotrón Europeo (ESRF) y Eumetsat.

España aportará en 2021 más de 220 millones de euros de financiación a la ESA (figura 1), dinero que ha de verse como inversión, y cuyo retorno debemos materializar en contratos tanto industriales (hacia empresas privadas) como científicos (hacia instituciones públicas). La ESA ha de velar porque sus países miembros vean retornada su inversión, siempre y cuando tengan la capacidad industrial de acometer los compromisos tecnológicos que llevan en programa; en caso contrario, más que una inversión será una financiación.

Quizás tengamos más claro el rol de las empresas privadas, pero una importante partida económica va a parar al sector público mediante actores del Ministerio de Defensa (INTA) o del Ministerio de Ciencia e Innovación (CDTI, AEI, CSIC, CAB), entre otros. Estos fondos son muy importantes para las empresas privadas, ya que van a repercutirles de manera indirecta en forma de licitación pública, pasando a ser el papel de las administraciones en ese momento de tractoras del proyecto a controladoras de la industria que los ejecuta.

Dentro de la administración (CDTI, AEI, OPIs, INTA…), el Ingeniero de Telecomunicación puede jugar diversos roles profesionales como son la gestión y coordinación de proyectos espaciales -muy demandado-, desarrollo de instrumentación científica espacial y/o terrena (telescopios), I+D en hardware, firmware y software, control de calidad, ingeniería AIV (Assembly Integration and Verification) y apoyo a la actividad científica, entre otras.

El New Space potenciará la diversificación del sector espacial a los sectores tradicionales, multiplicará su negocio, atraerá a inversores y operadores finales y potenciará el consumo en masa de nuevos servicios al ciudadano

La gran oportunidad del New Space
No queremos olvidarnos aquí del denominado New Space, fenómeno ligado a los nuevos modelos de negocio del sector espacial, y, como consecuencia del mismo, del auge de las startups dedicadas a rentabilizarlo. Se espera romper la dicotomía entre mercado público y privado, reducir los tiempos (time-to-market) de la I+D+i y los costes por reutilización de componentes en los sistemas embarcados. El New Space potenciará la diversificación del sector espacial a los sectores tradicionales, multiplicando así su negocio, atrayendo a inversores y operadores finales, además de potenciando el consumo en masa de nuevos servicios al ciudadano.

Hablamos de adaptarnos al entorno regulatorio para tener acceso rápido y democratizado a los datos aportados por satélites y nanosatélites (IoT), crear nuevas tecnologías, ensayos, certificaciones y modelos de negocio, utilizar componentes ‘listos para usar’ (COTS), así como disfrutar de servicios novedosos y que creen nuevas necesidades: observación de la Tierra por satélite, turismo espacial, fabricación aditiva e impresión 3D, instrumentación fragmentada, minería de asteroides y planetas, etc.

Los volúmenes de negocio asombran. Se espera que más del 15% del PIB de la UE tenga origen en servicios relacionados con el espacio. Todo esto que está ya aquí va de ideas, innovación e iniciativa, conceptos presentes en las startups -en su modalidad discreta o bajo el paraguas de entidades incubadoras o clústeres- y, sobre todo, en la figura del Ingeniero de Telecomunicación -novel o experimentado-, que cubrirá gran parte de los skills demandados y aportará gran valor en la creación de nuevas profesiones en este floreciente sector.

Hasta aquí esperamos haber sido capaces de justificar la importancia del sector y el papel que el Ingeniero de Telecomunicación tiene y debe seguir teniendo. Ahora tocaría profundizar en esos perfiles profesionales, esas capacidades demandadas y, sobre todo, en cómo las universidades y otras instituciones afrontan el reto de seguir ajustando la oferta de profesionales a las demandas del sector. Pero entendemos que, dado lo complejo del tema, es mejor abordarlo en un próximo artículo que esperamos poder presentar en breve desde el grupo de trabajo de Espacio del COIT. Otros temas, como la recientemente anunciada Agencia Espacial Española, también están siendo objeto de análisis del mencionado grupo de trabajo.

Futuro prometedor para el IT En conclusión, el sector del espacio genera empleo cualificado en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Según datos de ASD Eurospace, en 2019 se incrementó el empleo en un 5,7% con respecto a 2018. Este crecimiento fue superior al 8% en España. El 24% de estos empleos los ocupan mujeres, con igual cualificación que los hombres y en línea con los datos de otros países europeos.

Destaca la posición que España ocupa a nivel europeo y su aportación a la creación de empleo cualificado y de calidad, al ser el cuarto país en Europa de los seis que concentran el 90% del empleo total. Un sector altamente innovador en el que las oportunidades profesionales para los Ingenieros de Telecomunicación, ya sea en la industria, los operadores, la administración, las universidades o el emprendimiento no paran de crecer. Un sector en el que el COIT/AEIT sigue participando activamente, no solo con la reciente activación del grupo de trabajo de Espacio sino con ejemplos como su participación en las redes Copernicus Relay y Academy, en las competiciones Copernicus y Galileo Máster, en el Clúster Aeroespacial de Madrid, en el Comité de Espacio del Instituto de la Ingeniería de España o con su apoyo al emprendimiento en ese sector.

Notas

1 y 2: Datos de Global Satellite Capacity Supply and Demand. NSR, Junio 2021.

 

Comparte
Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email