La revista profesional sobre tecnología y transformación digital
Depositphotos_185395534_x800
IoT, Telecos y nuevos servicios TIC

José Carlos Báez

Director de Scipio y coordinador del GT de Ejercicio Profesional del COIT.

IoT, Telecos y nuevos servicios TIC

La popularización del Internet de las Cosas o Internet of Things (IoT) ha generado nuevas oportunidades y nuevas perspectivas profesionales para el Ingeniero de Telecomunicación en todo lo relacionado con la prestación de servicios y productos en el campo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

En sí, el concepto no es nuevo. Es lógico que se necesite acceder a un dispositivo para actuar sobre él: encenderlo, apagarlo, comprobar sus parámetros, etc. Se puede hacer estando físicamente junto a él; o si fuese posible, conectarse a él vía telefónica o vía línea dedicada, desde un centro de control evitando los desplazamientos en lo posible. Una vez conectado se puede medir, manipular, predecir su comportamiento. Las grandes ‘Utilities’ ya conocen este concepto desde hace mucho tiempo: energía, gas, agua, Adif, etc. Las administraciones nacionales, autonómicas y municipales también: 112, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado… El objetivo es controlar sus instalaciones, desplegadas en todo el territorio nacional o internacional, desde uno o varios centros de control.

Es la asequibilidad de Internet la que lanza este concepto a nuevo mundo de posibilidades: el acceso global a tus dispositivos, sin importar el número de dispositivos que tengas o dónde se encuentren, si es en tu país o en el extranjero.

Y este concepto se hace entonces asequible a modelos de negocio más modestos, pequeñas y medianas empresas que ofrecen servicios y productos TIC, instaladoras, ingenierías, consultoras, etc.

Se entiende que nuestra Ingeniería está involucrada en todos los procesos de actividad del mundo TIC, como no puede ser de otra forma, así que cuando se habla de empresas instaladoras, ingenierías, consultoras, etc. estamos hablando de Ingenieros de Telecomunicación, ejerciendo diversas funciones en los procesos de actividad de estas empresas, propias o ajenas.

Oportunidades de servicios

En lo que respecta a las oportunidades que genera la popularización del IoT para la prestación de servicios y productos TIC, podemos hablar de algunas de ellas (no todas).

Desarrollo y comercialización de dispositivos IoT.

El sector de electrónica de consumo está en auge con la comercialización de una gran variedad de dispositivos IoT para el ocio, el hogar, la seguridad, etc. Parece que no hay límites a la creatividad. Además, para la fabricación de estos dispositivos, la etapa de ingeniería y desarrollo del producto es fundamental. Como ejemplo valga la disponibilidad de las APIs (Application Programming Interfaces) de los populares asistentes virtuales que permiten diseñar dispositivos compatibles, dotándolos de funciones integradas.

Las oportunidades de negocio se multiplican, ya que nuestros diseños van a ser más eficientes y económicamente atractivos

Empresas instaladoras TIC.

En muchos casos, la relación de estas empresas con sus clientes consiste en la instalación de sistemas y equipos en las instalaciones locales del cliente. Por supuesto, el mantenimiento también es un servicio ofrecido al cliente. Este mantenimiento requiere personal especializado capaz de desplazarse a las instalaciones del cliente para la realización de mantenimientos correctivos y preventivos.

Si sus clientes están dispersos geográficamente, la dotación de un departamento de mantenimiento que presuma de ser rápido es costosa. Y es inevitable cuando las instalaciones son críticas para su cliente.

Una solución muy eficiente ya se está aplicando en muchas empresas instaladoras. Adaptar las instalaciones actuales de sus clientes para disponer de acceso remoto a todos los equipos instalados. Y disponer de un centro de control y monitorización en la empresa, desde donde acceder a los equipos.

Desde ese momento, las actuaciones en caso de incidencia de un cliente se van a limitar a una intervención remota desde la empresa instaladora, en un alto porcentaje de veces. Con esta posibilidad se van a evitar muchos desplazamientos. Los tiempos de respuesta serán muy rápidos.

El acceso remoto también facilitará la recopilación de datos y medidas. Una cosa va unida a otra. Si disponemos de datos de forma permanente y asequible, vamos a interpretar los datos, vamos a analizarlos para mejorar procesos. Y por qué no, vamos a ofrecer al cliente nuevos servicios de monitorización, control y mejora de procesos.

Ingeniería de procesos.

También la llamada Industria 4.0 está aprovechando el boom de IoT. Muchas ingenierías ofrecen sus servicios a la industria, basados en la ventaja competitiva que se obtiene de la posibilidad de medir y ajustar parámetros, encender, apagar, manipular sobre las máquinas de un proceso industrial. Para eso se precisa la instalación de multitud de sensores distribuidos por la línea de producción, también actuadores allá donde sea necesario, todos debidamente conectados. Se procesa y analiza la información obtenida y se concluye cómo mejorar los procesos para la mejora de la producción.

Ingeniería de soluciones IoT para empresas y particulares.

Más allá del sector industrial, hay sectores económicos que están demandando las prestaciones que ofrecen los sistemas IoT. Sectores que tienen también la necesidad de conectarse, controlar y monitorizar sus procesos productivos o de servicios, sin embargo están marcados por importantes particularidades: dispersión geográfica, falta de suministro eléctrico, densidad de puntos donde tomar medidas, etc. Desde el principio, la labor del Ingeniero ha sido fundamental para diseñar sistemas IoT personalizados a cada caso, haciendo uso de la tecnología disponible en ese momento.

Podremos ofrecer más soluciones a un mayor número de potenciales clientes, accediendo a nuevos sectores económicos

Afortunadamente, desde hace un tiempo, en el desarrollo de dispositivos IoT han aparecido tecnologías que están dado solución a los problemas técnicos que se planteaban. Entre otros, el consumo de los equipos, la densidad de dispositivos conectados, y el alcance radioeléctrico.

Nos encontramos finalmente en el mercado con dispositivos inalámbricos llamados comúnmente ‘motas’ que consumen muy poca energía, son capaces de comunicarse en entornos con alta densidad de dispositivos y tienen un alcance de kilómetros. A cambio de estas excelentes prestaciones, estos dispositivos tienen muy poco ancho de banda, por lo tanto, no pueden transmitir muchos datos, pero para la monitorización de parámetros es más que suficiente.

Infraestructura de red

Y lo que es también muy importante, la infraestructura de red para conectar estos dispositivos ya está montada, o está en proceso. La tecnología NB-IoT, por ejemplo, está basada en LTE, y es por tanto compatible con la infraestructura de telefonía móvil actual. Los operadores de telefonía móvil están prestando el servicio NB-IoT, lo que significa que allá donde exista cobertura LTE, podremos instalar dispositivos que estarán correctamente conectados.

La francesa Sigfox es otro proveedor de servicios IoT que anuncia un 95% de cobertura en España, para todos aquellos dispositivos basados en su chip. Lora es el otro estándar LPWAN importante. En este caso, dispositivos con el protocolo Lorawan pueden conectarse a una infraestructura también existente, pero en una red abierta, que no requiere contratar con un operador.

En definitiva, apoyándonos en las infraestructuras de red ya creadas, nuestros sistemas IoT superan las limitaciones iniciales, y teóricamente podemos conectarnos en cualquier ubicación geográfica, no importa si no hay suministro eléctrico. Para el Ingeniero, las oportunidades de negocio se multiplican, ya que nuestros diseños van a ser más eficientes y económicamente atractivos. Como resultado, podremos ofrecer nuestras soluciones a un mayor número de potenciales clientes, con un catálogo de soluciones más amplio, accediendo a nuevos sectores económicos.

 

Ingeniería de gestión de los datos

La labor de nuestra ingeniería no debería terminar con la instalación y puesta en marcha del sistema IoT. Nuestro cliente nos ha contratado esa instalación por los resultados que espera de ella. A partir de ese momento el sistema va a entregarnos datos. En algunos casos muchos datos. Y el dato, como todos sabemos, vale dinero. Es una misión clave de nuestra Ingeniería liderar todo el proceso de monetización del dato, añadiendo valor añadido a la gestión del cliente.

Hay un proceso que debe ser previo al diseño del sistema IoT y es analizar previamente la actividad del cliente, sus objetivos, para determinar qué datos le interesa capturar. Es el proceso de minería de los datos. Una vez determinados los datos necesarios, habremos diseñado nuestro sistema IoT adecuadamente, teniendo en cuenta también el diseño e implantación del proceso de almacenamiento, análisis de los datos y visualización.

Nuestra labor como profesionales de la Ingeniería es la colaboración continua con nuestros clientes, ofreciendo soluciones que faciliten su actividad diaria y mejoren sus resultados.

Comparte
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email