Una red de telecomunicación robusta SÍ marca la diferencia

Javier Gutiérrez Álvaro

Director de Estrategia y Desarrollo de Red de Telefónica España

Una red de telecomunicación robusta SÍ marca la diferencia

Después de 28 años en Telefónica con diferentes responsabilidades puedo decir que he formado parte de todas las unidades relacionadas con la Red. Este bagaje me ha permitido conocer bien la cultura y forma de trabajar de los diferentes equipos dedicados a nuestras redes, desde la actividad más experimental de la tecnología, o la necesaria visión de conjunto de la planificación, a la disciplina de la ingeniería o dureza del día a de día del soporte y de las operaciones.

Nuestros clientes no saben en general qué pasa dentro de las puertas de nuestras centrales, a diferencia de otros sectores cuyas infraestructuras se hacen más visibles. Pocas personas saben que en telecomunicaciones soportamos crecimientos interanuales de demanda del 30-50% dependiendo del negocio, con tráficos muy estacionales. Atender las necesidades de crecimiento que esto supone solo es posible con una cultura de esfuerzo que mantenemos con la discreción del que trabaja de manera anónima con poca exposición a la galería. Son sectores distintos y las comparaciones son odiosas, pero ¿alguien se imagina cómo sería la vida de muchas utilities si se enfrentasen a esos porcentajes de crecimiento en capacidad cada año?

Al comienzo de la crisis por la Covid-19 nos encontramos con una subida del tráfico de Banda Ancha fija de un 30% en apenas dos días

Pues bien, cuando creíamos haber visto todo lo que es posible en lo que respecta a crecimientos de tráfico, al comienzo de la crisis por la Covid-19 nos encontramos con una subida del tráfico de Banda Ancha fija de un 30%  en apenas dos días. El crecimiento previsto para todo un año de repente en nuestra red de golpe.

Y lo mismo en la Banda Ancha móvil, con especial incidencia en el uplink, donde vimos una subida increíble de un 53% del tráfico, gracias a las aplicaciones de videoconferencia con fuerte uso del enlace ascendente.

Y es que el uso de diversas aplicaciones se disparó en esas semanas: Whatsapp por ocho, gaming por tres, herramientas de uso empresarial (videoconferencias), tráfico unicast de contenidos (Movistar TV, Netflix, Disney…)

¿Y la voz? Pues también, experimentamos crecimientos sin precedentes.

He aquí una de las principales características del incremento de tráfico que sufrieron las redes en estas circunstancias: la inmediatez. Pero hay más, y no son menos importantes. La segunda es la concurrencia geográfica y temporal. Todo ese tráfico, que habitualmente se reparte en distintos entornos (zonas empresariales versus hogares) y en distintos momentos del día (franjas horarias en jornada laboral versus horas de ocio), de repente se vio concentrado en los hogares y a menudo concurriendo en el tiempo: padres teletrabajando, hijos conectados a plataformas online de sus escuelas o usando plataformas de juegos, viendo series…).

La tercera característica, fue que el tráfico se mantuvo en estos niveles altísimos durante muchas semanas y durante muchas horas de cada día; de alguna manera podemos decir que la hora cargada pasó a durar muchas horas durante el día, lo cual es un síntoma claro de cómo teníamos una necesidad imperiosa de combatir el confinamiento con la conexión digital con la familia, amigos, medios de comunicación… De repente, las comunicaciones pasaron a ser una necesidad aún más esencial para las personas.

Debo admitir que los primeros días de confinamiento fueron de una ansiedad enorme. Sabíamos que el tráfico iba a dispararse y que la relevancia de la robustez de las redes cobraba un protagonismo absoluto pasando a ser esencial para mantener la continuidad de la actividad de las personas en todos los planos: profesional y personal.

He aquí una de las principales características del incremento de tráfico que sufrieron las redes en estas circunstancias: la inmediatez

Robustez de las redes

El balance es de un orgullo tremendo, las redes aguantaron a la perfección y creo sinceramente que tiene que ver con los valores que citaba al principio y la cultura que impregna a la forma de trabajar de los equipos técnicos. Solo tuvimos que hacer en los primeros días algunos ajustes de configuración sobre todo para asegurar el tráfico de voz y ampliaciones de capacidad en las interconexiones con otros operadores.

Visto con perspectiva, creo que la robustez de las redes que se ha visto tan clave en la sostenibilidad de todo el país desde sus hogares, se apalanca en varios aspectos:

Visión

Telefónica apostó por un despliegue de fibra hasta el hogar hace ya años y en estos momentos dispone de una cobertura FTTH en más del 73% de los hogares. Esto marca una diferencia enorme con otros países que no tienen esta suerte. Cualquiera que haya mantenido reuniones virtuales con otros países durante estos meses habrá percibido la diferencia en la calidad de las conexiones en muchos de ellos. La fibra es un portador con una capacidad enorme que permite cursar todo el tráfico del hogar por muchos usos que concurran en el mismo.

Ambición, búsqueda de la excelencia, inconformismo

El despliegue de FTTH marcó de una manera clarísima el futuro de nuestra Red IP y de Transporte. Las capacidades de los accesos de UBB (Ultra Broad Band) agregada aguas arriba hacia las redes de conectividad y proyectada en el tiempo, nos hizo ver que nuestra red IP necesitaba de un cambio radical. Sencillamente, debíamos cambiarla entera porque la red antigua era demasiado compleja, demasiados niveles jerárquicos que no nos permitían escalarla con rapidez y con una preocupante limitación en sus posibilidades de ampliación. Apostamos en 2014 por construir una Red IP totalmente nueva, mucho más simple, totalmente redundada de manera que la caída de un interfaz fuese transparente para un tráfico que se debía absorber con facilidad por los interfaces alternativos. El trabajo ha sido ingente entre los años 2015 y 2019, pero esta Red IP y el Transporte subyacente han sido claves pues el incremento de tráfico ha fluido con naturalidad por la capacidad reservada para el caso de incidencias.

Lo mismo podemos decir de nuestro Núcleo de Red, diseñado bajo el paradigma de estar totalmente redundado nos permitió cursar con éxito el incremento de tráfico experimentado. Además, habíamos concluido la migración a IP de las interconexiones internas de voz, de manera que la mayor eficiencia de la interconexión en VoIP también fue una anticipación exitosa. De hecho, las principales dificultades que sufrimos en el núcleo tuvieron que ver con las saturaciones de las interconexiones TDM legacy que aún mantenían otros operadores con nosotros.

Esfuerzo y capacidad de reacción

Los días transcurridos tras el confinamiento fueron duros. Hay puntos de la red que no están redundados que sufrieron y que nos hicieron sufrir. En concreto el acceso radio de la red móvil se vio sorprendido por el crecimiento de la voz, pero lo soslayamos aplicando configuraciones especiales en nuestros nodos radio de manera que en unos pocos días el tráfico de voz se estaba cursando con bastante normalidad a pesar del crecimiento. En paralelo lanzamos acciones de ampliación de capacidad también para nodos que habían visto incrementado enormemente el tráfico de datos. El foco del equipo técnico fue absoluto y nadie escatimó en horas de trabajo ni en la intensidad que tuvimos que aplicarles.

En definitiva, creo que el balance de nuestras redes de Telecomunicación en esta etapa de crisis ha sido extraordinario y podemos sentirnos muy orgullosos de ello porque es algo que no se puede improvisar; sin la anticipación en la visión, sin un trabajo previo de diseño de las redes buscando robustez y redundancia y sin una cultura de trabajo continuo hubiera sido imposible aguantar este crecimiento de tráfico. Y, aunque creo que nuestro trabajo debe seguir siendo de puertas adentro, constante, buscando la excelencia y no tanto la exhibición del mismo, sí creo que es justo dejar de ser anónimos por un día y congratularnos de como gracias al mismo hemos mantenido el pulso de un país confinado.

Mi enhorabuena y orgullo de pertenencia a este colectivo que lo han hecho posible.

Comparte
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email